UCC Temas de Consumo Talleres de automóviles
Talleres de automóviles PDF Imprimir E-mail

Los servicios prestados por los talleres de reparación de automóviles suponen un importante ámbito de actividad que generan dudas, consultas y, en ocasiones, reclamaciones, por parte de los consumidores.

Dicha actividad se encuentra recogida en el Real Decreto 10 de enero de 1986, Núm. 1457/86, que "regula la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos, de sus equipos y componentes".

Partiendo de la consideración de que una adecuada información en temas de consumo propicia la prevención y supone la mejor manera de evitar situaciones de conflicto, plasmamos a continuación los aspectos más reseñables, para el consumidor, de la normativa. Derechos y obligaciones tales como la obligación de elaborar presupuestos, resguardos de depósitos, piezas de repuesto, garantías de la reparación, o plazos son aspectos sobre los cuales hemos querido incidir, poniendo esta información en manos del consumidor, a través del presente folleto.

¿Qué se entiende por talleres?

A efectos de este Real Decreto, aquellos en los que se efectúan operaciones encaminadas a la restitución de las condiciones normales del estado y de funcionamiento e vehículos automóviles o de equipos y componentes de los mismos, , en os que se hayan puesto de manifiesto alteraciones en dichas condiciones con posterioridad al término de su fabricación. Afecta también a la actividad industrial complementaria de instalación de accesorios en vehículos automóviles, con posterioridad al término de su fabricación.

Los talleres se clasifican, en genéricos o independientes, aquellos que no están vinculados a ninguna marca que implique especial tratamiento o responsabilidad acreditada por la marca, y los llamados talleres de marca,  que están vinculados a empresas fabricantes de vehículos o de equipos o componentes.

El taller debe exhibir la placa distintivo en la que conste su rama de especialidad, la especialidad del taller. Queda prohibida la ostentación de referencias a marcas en el caso de los talleres no clasificados como oficiales de marca.

Los talleres de marca pueden reservarse el derecho de admisión de los vehículos de otras marcas que no sean su representada. Los servicios cubiertos por garantía no deben sufrir ninguna postergación.

Piezas de repuesto:

Todas las piezas que se utilicen en las reparaciones han de ser nuevas y adecuadas al modelo del vehículo, salvo previa conformidad escrita del cliente para la instalación de elementos usados, siempre que el taller se responsabilice por escrito, también, de que tales conjuntos se hallan en buen estado y ofrecen suficiente garantía.

El taller está obligado a presentar al cliente y a entregarle al término de la reparación las piezas sustituidas. Se debe disponer, igualmente, de justificación documental que acredite el origen y precio de los repuestos.

Presupuesto y resguardo del depósito:

Todo usuario tiene derecho a un presupuesto escrito, con una validez mínima de doce días hábiles. En él debe figurar: la identificación del taller, del usuario y del vehículo, las reparaciones a efectuar con indicación del precio desglosado, la fecha, la fecha prevista de entrega del vehículo reparado, validez del presupuesto.

Las averías o defectos ocultos que pudieran aparecer durante la reparación han de comunicarse al usuario con expresión de su importe , y sólo con conformidad expresa del usuario en 48 horas puede realizarse la reparación.

En todos los casos en que el vehículo quede depositado en el taller, éste entregará al usuario un resguardo acreditativo del depósito del vehículo.  Cuando exista presupuesto, éste hará las veces de resguardo de depósito.

Factura:

La entrega de factura escrita firmada y desglosada, firmada y sellada, y debidamente desglosada es obligatoria.

Garantías de las reparaciones:

Tres meses o 2000 kms., recorridos. La relativa a vehículos industriales caduca a los 15 días o 2000 kms., recorridos.

La garantía se entiende total, incluyendo materiales aportados y mano de obra y afecta a todos los gastos que se pueden ocasionar, tales como los del transporte que la reparación exija, el desplazamiento de los operarios que hubieran de efectuarla cuando el vehículo averiado no pudiera desplazarse, el valor de mano de obra y material de cualquier clase, así como la imposición fiscal que grave la operación.

Recuerde, por último, que todos los talleres deben poseer hoja de reclamaciones y entregar la misma en caso de ser solicitada.

 

 
 

Encuesta

¿Debería el Gobierno de Cantabria sancionar a los Bancos que no supriman la Cláusula Suelo?
 

Encuesta

Su opinión sobre la Reforma eléctrica, ¿Entiende la nueva factura de luz?
 

Temas de interés

Banner
Banner
Banner
Banner
Banner